Compartir en redes

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

El auge de las DeFi impulsa la ciberdelincuencia: las pérdidas por robo y fraude superan ya los 12.000 millones

En lo que va de año, las pérdidas por robo y fraude de DeFi (Finanzas descentralizadas), contratos financieros basados en blockchain, superan ya los 12.000 millones de dólares.
Las DeFi son productos que utilizan la tecnología blockchain para replicar los servicios financieros tradicionales, no cuentan la participación de ningún intermediario y, como suele ocurrir en la industria de las criptomonedas, no están regulados. Su popularidad ha crecido como la espuma en los últimos dos años, como demuestra quela cantidad total de dinero depositado en servicios de DeFi haya pasado de sólo 500 millones de dólares a casi 250.000 millones. 
Otro servicio financiero que se ha convertido en campo de juego para los delincuentes son los Buy Now Pay Later (BNPL o «compre ahora y pague después», en español). Solo en 2020, esta modalidad generó casi 100.000 millones de dólares en transacciones a nivel mundial y alcanzará los 680.000 millones de dólares en 2025. 
El éxito de los productos BNPL entre los consumidores reside en que ofrecen opciones de pago flexibles para sus compras. En el caso de los delincuentes, el atractivo está en que las fintech cuentan con controles mucho más laxos que los grandes bancos y las compañías de tarjetas de crédito.
Por otro lado, en sí, la verificación de los datos de los nuevos clientes es compleja, lo que permite el robo de identidad. Otra de las razones de su éxito entre los estafadores es que su propia popularidad les sirve de paraguas y los oculta entre tanta gente solicitando créditos.

 

Finanzas / Banca